domingo, 15 de abril de 2012

Análisis táctico: Bayern München

Un clásico de Europa regresa en forma de semifinal de UEFA Champions League, y es que entre Real Madrid y Bayern existe una rivalidad que da para hacer varios libros sobre fútbol con las anécdotas y sucesos que se han producido entre todos sus enfrentamientos, desde por el pisotón de Juanito a Matthaus pasando por la relación 'odio' entre el Bernabéu y el 'ogro' alemán Kahn, entre otras muchas.


La final de la DFB Pokal y la semifinal de Champions, son las dos opciones de alzar trofeo que el Bayern tiene ante sí tras ver como el Dortmund vuelve a arrebatarle un año más la Bundesliga. Los pupilos de Heynckes poseen una motivación extra: la final de esta edición de la Champions se juega en el Allianz Arena.


La pasada jornada de liga fue de trámite. Empate en casa ante el Mainz con muchos suplentes en el once y los buenos en el banco. La intensidad fue nula. Esto demuestra las intenciones de los germanos de vaciarse el martes ante el Madrid, algo que no puede decir el equipo de Mourinho que viene de una semana intensa con una lucha 'cuerpo a cuerpo' con el Barça por salir campeón de liga.


Jupp Heynckes tiene un esquema de juego muy definido: 1-4-2-3-1. Al 99% de posibilidades ese será el dibujo que saque para enfrentar al Real Madrid. Sus piezas: dos bloques muy diferentes entre sí. Por un lado, en la parcela defensiva, se muestra una defensa frágil, donde la contundencia no es un fuerte y las grietas son visibles. Por otro, el bloque ofensivo, un goleador voraz apoyado en dos extremos que son aves rapaces con una velocidad y una técnica difícil de parar por los equipos rivales. En el mediocampo y en el enganche es donde vienen las dudas.


Los hombres de atrás están muy definidos. Neuer es el portero, tremendo de reflejos aunque con pifias considerables cada 'x' tiempo. Lahm por derecha, a su pie natural aunque cabe reseñar que la mayoría de su carrera la ha desarrollado jugando a pierna cambiada, entrando desde la izquierda. La mala temporada de Rafinha, unido a las buenas actuaciones de Alaba como lateral izquierdo, los motivos de su cambio de banda. En el centro de la defensa, pareja joven: Boateng y Badstuber. Mayor contundencia Boateng, mayor clarividencia para sacar la bola Badstuber. Ambos vulnerables. Los pases interiores de Özil y Di María pueden hacer mucho daño. David Alaba ha retrocedido su posición con éxito, situándose de lateral y dando garantías a Heynckes, a pesar de que al austriaco le salga su 'vena' de interior y suba al ataque dejando lagunas en defensa.


De mediocampo en adelante es donde surgen dos posibles variantes:



(I): En el doble pivote Luiz Gustavo acompañado de Kroos o bien de Schweinsteiger. Heynckes situaría junto al músculo (Luiz Gustavo), a un jugador que trate de construir jugada. Schweinsteiger es el titularísimo, pero tras una temporada de lesiones, recién está volviendo a jugar y no está 100% ni física ni mentalmente. Le falta ritmo de competición. Su sustituto a lo largo de la temporada en ese puesto es Kroos, mezclando partidos realmente buenos con otros nefastos.  Intermitencia es la palabra. Tanto 'Schweini' como Kroos no son organizadores como tal, sino jugadores más ofensivos que por diferentes motivos tácticos han ido retrasando su posición. Su juego es alineal, muy de ida y vuelta, faltando a veces esa pausa, por ejemplo, característica de Xavi o Xabi. La suplencia de Kroos en el partido de ayer puede dar a entender que éste será el martes de la partida.                                                              
En la parte de arriba, línea de tres jugadores con Ribery volcado a la izquierda, Robben a la derecha y Müller desde la mediapunta, con libertad de movimientos. 






(II): La segunda variante situaría a Schweinsteiger en el mediocentro, desplazando a Kroos a la mediapunta, algo que supondría la suplencia de Müller. Heynckes apostaría por dar confianza a Bastian a pesar de no estar bien, y sentaría a un Müller que no está haciendo una buena temporada, no encuentra el juego ni el oportunismo goleador del Thomas de su primera temporada o de su participación en el mundial de Alemania. Con este sistema se ganaría más presencia para sacar la pelota desde atrás, con Kroos ayudando más al medio, pero se pierde el factor sorpresa de Toni Kroos apareciendo por la frontal para golpear a puerta con su potente disparo, algo que lo compensa Schweinsteiger, jugador capaz de realizar la misma función con similar ejecución.




El Bayern va a ceder el balón al Real Madrid. Su mayor arma pasa por presionar de forma ordenada y agresiva para robar rápido y salir a la contra fugazmente a través de sus dos bandas. Así es como más a gusto se encuentra este equipo jugando, pero hay un hándicap: la agresividad no ha sido una de las características de los hombres de Heynckes a la hora de ejercer presión al rival esta temporada. Es probable que esa tónica se vea variada por el escenario y por la fase de campeonato en la que se producirá el encuentro.


Solidaridad defensiva es el camino que ha de tomar el Real Madrid. Ribery y Robben son el principal peligro de los alemanes y sus ámbitos de movimientos son la zona más vulnerable del Madrid: el lateral del rival. Arbeloa no convence y en el lateral izquierdo, presumiblemente con Coentrao, es donde también suele sufrir el Madrid. Ahí ha de surgir la figura de los medios del Real, tomando como ejemplo la forma de defender que el Dortmund ejerció la pasada semana al Bayern en su victoria por 1-0. Tanto Khedira como Xabi han de hacer la cobertura a sus laterales, siendo también necesaria la ayuda de Di María a Arbeloa y de Özil a Coentrao, dando por hecho que Cristiano jugará más libre y más oxigenado a la hora de atacar. El francés y el holandés del Bayern van a buscarle las cosquillas a los laterales tanto por dentro como por fuera, bien para buscar golpeo a puerta trazando diagonal o bien buscando pase donde espera un Mario Gómez de gracia, que lleva 'tropecientos' goles esta temporada.


Sería una sorpresa que Mourinho variase el sistema y ponga trivote, ya que Lass y Carvalho, presumibles piezas entrantes, llevan varias jornadas quedando fuera de lista por decisión técnica. El cuerpo a cuerpo entre ambos equipos vendría con mismo sistema pero con diferentes estilos. Una pauta si es similar: a la contra ambos son mortales. Es un clásico, es de Europa, se juega en el Allianz, y el Allianz espera.


twitter: @jesulito_sanz

1 comentario:

  1. Jajaj, ya lo estaba esperando Jesús. Eres un crack, cada día te superas!!

    ResponderEliminar